Yoga Abhyasa no es workout

No hay cómo negar los beneficios para la salud en general que provee una práctica correcta de Yoga Asanas: el cuerpo se fortalece, se tonifica, se flexibiliza, aumenta su resitencia, y se curan también (e incluso en periodos muy breves) enfermedades que se pensaba serían una carga para el resto de la vida. Esto por sólo mencionar algunos resultados.

DSC_0015
Maestro Krishnamacarya enseñando Trikonasana a una estudiante, la forma no es la esencia

El Yoga más que moda es un arte, una completa ciencia para el buen vivir. Además de lo mencionado en el párrafo anterior no se puede llamar yoga a una simple práctica de acondicionamiento físico, por muy buena que sea, esto se ha vuelto una moda en algunos casos por la gran cantidad de adeptos que el yoga ha venido ganando. Entonces se mezclan técnicas a diestra y siniestra más la palabra ‘prana’ o ‘atma’ y  se habla de yoga abhyasa… Y no se podría decir que eso esté mal siempre y cuando el objetivo sea ayudar a las personas, pero….Las técnicas del Yoga que se ocupan más del aspecto físico (o al menos más directamente) son Asana Yoga , las posturas;  Anna yoga, o el yoga de la alimentación; y en un principio la respiración profunda, controlada y consciente, algo previo a la ciencia del Pranayama. En realidad la parte más importante del yoga se ocupa del equilibrio mental, del despertar espiritual, del desarrollo del ser interior y el rendirse a la Voluntad Suprema, a Dios.

Bagavad Gita 6.47: “Y de todos los yogīs, aquel que tiene una gran fe y que siempre se refugia en Mí, piensa en Mí y Me presta un amoroso servicio trascendental, es el que está más íntimamente unido a Mí por medio del yoga, y es el más elevado de todos. Ésa es Mi opinión.” Le dice Sri Krishna a Arjuna.

Ahora nos estamos ocupando  de esclarecer lo relacionado a las técnicas psico-físicas.

Pero entonces, ¿cómo diferenciar asana yoga de  técnicas de entrenamiento corporal?   ¿qué hace especialmente diferente al yoga?

Y aunque “entre gustos no hay disgustos”, independientemente del estilo de yoga que se practique resulta necesario mencionar algunas pautas básicas, humildemente lo expongo aquí con base a lo  aprendido de mis maestros:

-La respiración en Asana Yoga es todo el tiempo por la nariz, se usa la boca sólo en situaciones   especiales. La respiración es más importante que la ejecución de posturas, debe ser consciente y controlada, cuando el practicante se cansa y pierde el control de la respiración es el momento para hacer una pausa.

-Las posturas deben ser una ofrenda, un espacio de meditación, el objetivo es disfrutar la práctica en sí: “practica que todo llegará”.

-Siempre se presta atención al componente energético, asana yoga jamás se concibe como puro ejercicio físico.

-Importantísimo es privilegiar el sentido común, si no puedo respirar, si me duele, entonces no voy más allá para evitar lesiones, al contrario, me devuelvo un poco.

-La repetición varias veces de un movimiento/postura no es regla, es más, es una excepción (ej: saludo al sol, el vinyasa); en yoga se trabaja la permanencia en la postura, ver Yoga Sutra de Patañjali 2.46. , la definición de Asana. No se puede negar que en algunas escuelas se usa “fases dinámicas en las asanas” pero aún así la técnica difiere del ‘workout’ u otra clase de acondicionamiento físico occidental; no estoy diciendo que una sea correcta y la otra no; estoy tratando de exponer el Yoga.

Uttanasana pathabi jois
Uttanasana, Maestro Patthabi Jois, gran trabajo aplicando bandhas (cierres energéticos)

DSC_0020[1]

Maestro BKS I Yengar, adho mukha vrksasana, clásica parada de manos yogi.

-En Yoga es más importante el uso de los bandhas o cierres energéticos practicados correctamente, que el “alineamiento” bajo la visión occiddental. Una espalda curvada conscientemente en una postura de flexión hacia delante, por ejemplo, es más saludable que la pretensión de alargarla más y más, aunque “estéticamente” parezca lo contrario, o aunque algunos “expertos” así lo afirmen…esto es una cosa que obsesiona más otras técnicas que al yoga tradicional en sí. Para el Yogi es más importante el dominio de las energías psico-físicas y en este punto los bandhas son una herramienta exclusiva del Yoga. Importante: todo el cuerpo se mantiene proporcionalmente fuerte y equilibrado porque existen familias de posturas que tienen sus objetivos particulares y trabajan las distintas partes del cuerpo.

urdvha mukha svanasana jalandhara bandha acentuado
Del Yoga Makaranda de Sri Krishnamacarya: Urdhva mukha svanasana, cierre de la garganta acentuado

– Con respecto al punto anterior, la ejecución de un asana también será modificable dependiendo de la historia personal del estudiante y sus necesidades, así tal vez, para algunos sí sea absolutamente necesario alargar la esapalda al máximo en una postura como paschimottanasana o prasarita padottanasana. Pero no es la regla para todos. Esto lo deciden el profesor y el estudiante conjuntamente para mejorar los resultados.

– En Yoga se reconoce la importancia de la fortaleza y el equilibrio corporal, incluyendo  una espalda fuerte y con las curvaturas naturales de la columna vertebral, requisito indispensable para mantener durante largos periodos una postura de meditación; sin embargo no hay límite para las posibilidades en la práctica de asanas, lo importante es equilibrar la práctica. Para el Yogi no es saludable enfocarse más en extensiones de columna, aperturas de cadera, o etc.,  que en otros grupos de posiciones, a menos que su maestro aconseje esto porque lo vea necesario en algún caso particular.

pranayama patthabi Jois
Sri K. Patthabi Jois enseñando la ciencia del pranayama

-La práctica de Yoga no necesita “complementarse” con algún otro entrenamiento, ya que es una disciplina completa en sí misma, hablar de complementar la práctica de Yoga es como hablar de complementar la alimentación  para un bebé de 2 meses de nacido, aparte de la leche materna en condiciones naturales él no necesita nada más. Incluso si la persona tiene lesiones o alguna condición especial, se puede hacer modificaciones para su práctica 100% yógicas y sin apelar a técnicas prestadas de otras disciplinas; aunque claro, no es un problema hacer esto último si alguien quiere, pero repito, no es indispensable.

-En el mundo actual y las condiciones actuales está muy bien compartir, inspirarse y explorar nuevas formas de hacer las cosas, realizar otro tipo de entrenamiento simplemente por gusto o por algún “deseo” de aprender algo nuevo, después de todo debemos llevar nuestro proceso naturalmente. El problema es cuando se pierde la noción de la esencia y se pretende crear nuevos parámetros desconociendo y desautorizando a los maestros del pasado.

Yuval handstand
Maestro del “hand balance” Yuval Ayalon,  recientemente varios yogis muy reconocidos  (Kino Mc Gregor, Mark Robberds, etc.), aprenden de él  técnicas de parada de manos; es más un compartir saludable, humilde e inspirador que algo indispensable en la práctica de yoga abhyasa como tal. Me agrada que personas como Mark Robberds lo dejan en claro, lo hacen notar y al mismo tiempo reconocen el gran trabajo de adeptos a otras disciplinas como Yuval.

-Yoga Abhyasa requiere un compromiso serio y disciplina que no se limita únicamente a la ejecución de asanas y técnicas de respiración y/o pranayama, el yoga va más allá de todo esto.

-No hay nada de malo en la práctica de de acondicionamiento o fortalecimiento físico,  hay muchas técnicas excelentes y admirables incluso, pero no se puede llamar Yoga a cualquier cosa.

Para terminar cada escuela y linaje de Yoga posee algunos parámetros particulares que están muy bien y que son completamente respetables, lo que no se puede hacer es tratar de imponer a otros una forma particular de concebir la práctica de Yoga. Cada quién puede explorar sus gustos y dedicarse de a cuerdo a su nivel de comprensión. Eso sí, si vas a una escuela  determinada es porque tú quisiste ir (por libre albedrio), y desde luego deberás obedecer las instrucciones que allí se imparten, hay un método establecido; si no te parece, sé más humilde, si definitivamente no es  capricho sino que no te llena el corazón, búscate otra. Lo importante es el Amor y Libertad.

DSC_0089
Compartiendo con Maha Yogi Gokulacandra, siempre explorando nuevas posibilidades en la ciencia de Yoga Asana

Pablo Maha

Sobre el Ashtanga vinyasa y las asanas

“Practica que todo llegará”.  Una de las más sabias frases, o tal vez la más sublime en el ámbito del Ashtanga vinyasa Yoga. No hay mejor sensación que la de practicar y sentir ese paz en savasana después de una sesión completa, después de hacer las posturas hasta donde uno sabe y puede… y se siente una gratificación que es pura y noble.

DSC_0054
Marichyasana C, vinyasas 7 y 12. Postura de  la primera serie de Ashtanga Vinyasa Yoga

Las preguntas van surgiendo y las oportunidades para mejorar surgen por todos lados, especialmente si se presta atención a cómo estamos realizando las posturas: la cuestión es saber entrar, saber adoptar cada postura y sentir vibrar cada diminuta parte del cuerpo durante la permanencia. Esto se debe aprender de un profesor cualificado y con paciencia: ¡qué mayor bendición puede traer la adecuada  práctica de asanas si no es consciencia total!

Ciertamente alguien puede juzgar que tal cosa es útil, y que otra es inútil, pero  los resultados son la elocuencia de los hechos, o mejor dicho de los hábitos. Cuando el Ashtanga se hace un hábito en la vida y nos preocupamos por cultivarlo honradamente  y disfrutarlo, entonces todo llega.

Escuchar comentarios en contra de la práctica yóguica de   asanas y  despreciarlo como algo superfluo, es sin duda un error…Utilizar las asanas como herramienta mercantilista  y/o “pro-ego”,  evadiendo otras prácticas que deben acompañar forzosamente las asanas también es un error: o la practica debe hacernos cada vez más conscientes o estaremos simplemente adoptando “poses”, en el sentido peyorativo de la palabra;  como quien pase toda su vida cantando mantras y siendo vegetariano pero no desarrolle más allá su sensibilidad…

Todo a su tiempo, el camino es largo, pero sigamos ocupando saludablemente el tiempo en la práctica de asanas, y disfrutando de este sublime alimento para el cuerpo y el espíritu.

Pablo Maha

La otra Kuṇḍalinī

Describiré brevemente otra importantísima forma de abordar – muy a menudo ignorada- a quien los maestros y textos yogis nombran como Kuṇḍalinī. Esta nota tiene como fundamento mis estudios en Mysore India, algunas conversaciones en Vrindavan, en Rishikes y literatura autorizada a cerca del tema; lo que he hecho es organizar información; empecemos:

¿Y si te dijeran que es preciso purificar los elementos del ser hasta ver florecer el alma?; ¿y si resulta que Kuṇḍalinī es un obstáculo que impide a prāṇa o la energía vital fluir libremente? ¿Qué tanto debemos enfocarnos en “despertar” el poder latente en lugar de la purificación de nosotros mismos? Ciertamente las dos cosas son importantísimas y van de la mano.

sri-krishnamacharya mula bhandasana
El Maestro Sri Krishnamacarya en Mula Bandhasana

Es necesario primero recordar un poco del  Bhagavad Gita para entenderlo mejor,  el capítulo 7 de esta obra describe que ocho grandes energías materiales en total,  más el ser trascendental  conocido como alma (jīva), conforman al ser humano encarnado. Esto se comprende a raíz de lo explicado allí.

bhūmiḥ: tierra, āpas: agua, analaḥ:  fuego, vāyuḥ: aire y kham: el éter; más otros tres elementos sutiles (manaḥ: mente, buddhiḥ: inteligencia y ahaṅkāraḥ: el ego falso); estas son las 8 energías materiales. La energía espiritual jīva o a el alma ya la mencionamos arriba.

Las técnicas del hatha yoga consisten en técnicas de limpieza y purificación, practicamos yamas, niyamas, asanas y pranayamas para crear equilibrio y armonía interna, depurar elementos físicos y sutiles. La manifestación de mayor salud, vitalidad y alegría que irradia el practicante es un resultado lógico. Esto se logra mediante la práctica constante y el desapego: Abhyāsa y Vairāgya. Pero a  Kuṇḍalinī también se le conoce como una manifestación de la ignorancia, que es la causa del sufrimiento, por lo tanto la raíz de los obstáculos. Esto fue dicho y expuesto por el gran maestro Sri T. Krishnamacarya, y aparece en algunos textos como el YogaYājñavalkya,  obra muy interesante por cuanto aborda esta otra cara de Kuṇḍalinī. 

¡Entonces la serpiente de la lujuria, la ira, la codicia, la pereza y los demás “demonios” también son Kuṇḍalinī! Genera nudos psicológicos y físicos que no dejan florecer al ser interior. Eclipsa por completo al individuo. Un cuerpo poderoso, inteligencia pervertida y  una mente fuerte pero egoísta pueden anclarnos más a los deseos materiales y serán causa de problemas si no desarrollamos humildad hacia el Supremo y hacia los maestros y si no estamos guiados por el conocimiento trascendental; así nos consideraremos amos y señores y estaremos pues, perdidos (Kuṇḍalinī como ignorancia y conocimiento cubierto por la ilusión).

Krishnamacarya siendo maestro de maestros y persona conocedora de lo que necesitaba el ser humano y cada estudiante que llegaba a él, hizo énfasis en todo esto por razones obvias. Más allá de precisar dónde exactamente se ubica Kuṇḍalinī o qué pasa al atravesar este o aquel chakra  resulta más práctico y necesario primero reconocer nuestros imbalances en los cinco elementos, y más importante aún: de nuestra mente y nuestra inteligencia, además de poder aceptar nuestras actitudes egocéntricas [un cuerpo hermoso, flexible, estético , fuerte y sano no necesariamente indica pureza o estado de conciencia elevado, ejemplos de esto hay por montones]; no rechazar y culparse sino estudiarse y crear los cambios con paciencia y amor. Aquí desempeña un gran papel el canto de mantras y otras prácticas de meditación. De manera que Kuṇḍalinī como el obstáculo que impide a prāṇa -el gran amigo del alma- fluir por el canal energético central, es tan fundamental para el yoga como Kuṇḍalinī  entendida a modo de la energía creadora, de la fuente de poder, etc.. Una revela a la otra, y ambas deben ser estudiadas, ambas deben ser comprendidas mediante las técnicas del Yoga.

Es además hermoso ver como el yoga es siempre unión, porque un mismo concepto visto desde otro ángulo aparentemente opuesto nos está motivando también a mejorar, a continuar la práctica con entusiasmo. Descubrir una debilidad es sin duda la puerta a un salto cuántico en el desarrollo de una habilidad. Armonizarnos física, mental y espiritualmente con gratitud y amor es la manera saludable de trabajar con Kuṇḍalinī . ¡Namasté!, !haribol!

 

 

 

 

 

 

Yoga, la disciplina perfecta

¿Cuántas técnicas posee el Yoga y para qué nos sirven?

Para alcanzar éxito en cualquier área necesitamos objetivos, entusiasmo y dedicación; también asegurarnos de que nuestro plan es correcto. Necesitamos además equilibrio en los diferentes aspectos de nuesta existencia. Una buena salud física y mental para enfrentar los retos; inteligencia, conexión con nuestro ser interior y gran fuerza de voluntad que nos permita mantenernos en el camino y también levantarnos cuando sea necesario. El Yoga nos provee con estas capacidades por su carácter integral; nos hace ver la conexión de todo, la belleza de la existencia, y permite controlar nuestras reacciones  reconociendo la verdad aún en las situaciones más exigentes (yoga= vínculo, unión, conexión, poner bajo el yugo, aquietar la mente, reconocerse, servir a la Voluntad Suprema). De contentarnos con fortalecer nuestro cuerpo físico y/o nuestra mente (porque en el yoga hay muchos recursos para eso)  el yoga nos lleva más lejos, nos ayuda a descubrir y manifestar todo nuestro potencial interior. El Yoga es un hermoso viaje  de auto descubrimiento donde aprendemos amar a los demás y compartir de manera generosa nuestras habilidades. El Yogi es bienqueriente de todos.

El Yoga posee una variedad casi ilimitada de técnicas, probadas y comprobadas durante miles de años. Aunque el proceso práctico es responsabilidad de cada uno las técnicas se deben aprender correctamente con buenos maestros que nos guiarán generosamente hacia el camino de la felicidad. Es fácil, sólo debemos acomodar la práctica de acuerdo al fluir de nuestra historia personal y el momento en que nos encontramos; así se facilita escuchar la voz del corazón (o del maestro interior) para comprender lo que nos quiere enseñar cada situación y asimilarla con amor. Tener buenas bases para la práctica al igual que fe y dedicación son indispensables para esforzarnos sin que nuestros propósitos o nuestro progreso alcanzado se vean comprometidos. El Yoga es un amigo fiel disponible por toda nuestra vida.DSC_0388_1