Entrevista a Carlos Mosqueira, profesor de Yoga en México

Carlos Mosqueira, Padre de familia,  ingeniero Civil  de 46 años de edad.

Instructor de Yoga en Nogales, Sonora-México. Un  hombre muy inspirador y lleno de amor por esta ciencia; con más de 10 años en esta disciplina ha tenido la fortuna de participar en talleres y cursos con los más renombrados Maestros del Ashtanga Vinyasa y de otros estilos de Yoga. Me dice: “…y fíjate que no cuento el tiempo, es muy relativo, para mis maestros que llevan 40 años yo llevo poco, para una persona que lleva apenas un año, yo llevo bastante, para alguien que empezó hace una semana el de un año lleva mucho, y así…Pienso que nací con esto, por ejemplo de niño ya hacía posturas, y además desde joven ya era consciente de una alimentación más saludable”.

IMG-20170426-WA0027[1]
Carlos en su rol maestro, asistiendo a una estudiante en urdhva mukha paschimottanasana
  1. ¿Cómo Conociste el Yoga?

R/. Por Rodney Yee, el maestro oriental, lo pude ver personalmente en Ciudad de México, antes lo veía sólo por televisión cuando yo era pequeño. Él se sigue manteniendo muy joven. Se quedó la espinita desde entonces. Yo pienso que uno nace con el Yoga. Por ejemplo de niño ya hacía posturas, pies detrás de la cabeza y todo eso. El tema de la alimentación también ya estaba ahí.

2. He visto que eres muy comprometido, estudias y participas con muchos maestros y profesores reconocidos del mundo del ashtanga y el yoga en general (Tim Miller, David Garrigues, David Swenson, Kino, el mismo Sharat, etc.) ¿Alguna anécdota para contar entre tus experiencias con ellos?

R/. Sí  he podido compartir con mis maestros, trato de seguir yendo con ellos, a Tim Miller por ejemplo lo he visto unas 5 veces. “Ahí viene Carlos”,  dice cuando me ve. Me gusta que son muy humildes, a pesar de que mucha gente los admira puedes tomar con ellos un té, un chai, compartir una buena comida, inspiran mucho. Son personas que te reconocen rapidito después de haberte conocido.

Experiencias como David Swenson enseñando a mis hijos a pararse de manos, todo muy familiar.

Otra con  Doug Swenson el hermano de David: una vez vi cuando él se presentó a recepción y  dijo “señorita vengo para el taller de yoga”, la chica del registro le preguntó: “ah, te vas a inscribir”, y el replicó muy tranquilo, “no, es que soy el profesor”. Es una persona muy accesible, sencillo en su forma de vestir y en todo; un verdadero yogi, como debe ser.

IMG-20170426-WA0013[1]
Junto a Doug Swenson uno de sus primeros Maestros
IMG-20170426-WA0016[1]
Con Tim Miller, leyenda viviente del Ashtanga Vinyasa en Occidente
  1. ¿Qué te ha motivado para compartir, para enseñar el yoga?

R/. Especialmente me motivó el hecho de que vivo en una comunidad rural, de provincia. Viendo falta de paz, de tranquilidad en las personas y la posibilidad de ayudar a sanar, ya que el yoga es algo mágico. Aquí hay mucho alcohol, demasiado consumo de carne y otros problemas, entonces uno puede contribuir y hacer algo, un granito de arena por esta comunidad.

  1. ¿Qué asana te ha representado un gran desafío como practicante y qué te ha revelado en tu proceso personal?

R/.  Kapotasana, sigo batallando con ella, en Ashtanga me retiré de serie 2, en algún momento tuve la fortuna de terminarla. Kapotasana me caso con ella y me divorcio con ella. Trato de trabajar en ella, por ejemplo en un mes voy a ver a Sharat. Tengo permiso de mis maestros para practicar serie 2 pero  prefiero practicar serie 1. La serie 2 la puedo terminar pero es más fuerte y  la respeto . Pienso que Kapotasana me ha enseñado a ser humilde.

12930955_220579468302445_625797114_n.jpg[1]
Carlos y la carismática, disciplinada y popular Kino Mc gregor . Una gran Yogi
  1. ¿Dentro de tu experiencia qué es para ti la meditación y la paz interior?

R/. Siento que hay mucho trabajo previo a simplemente ofrecer a la gente cursos cortos de meditación. Primero hay que limpiar el cuerpo, poder tener una postura adecuada, en esto ayuda trabajar  con asanas. A veces se me hace un poco contradictorio cuando la gente quiere hacer meditación sin trabajar aspectos internos. Trato de llegar a esa parte con los procesos del yoga, con los códigos éticos y la disciplina interna, también la práctica de asana que para mi es una meditación en movimiento. Personalmente  la parte espiritual también ha venido llegando, yo era un Ingeniero Civil bien apegado a la ciencia, cuando escuchaba algo como los chakras yo me reía de eso. Pero ahorita gracias a la práctica personal comprendo más, y todo  lo que le digo a la gente es porque lo he podido experimentar.

  1. ¿Qué piensas que el yoga le aporta a la sociedad mexicana?

R/. Para la gente somos los diferentes, hacemos cosas extrañas, comemos cosas raras, mucha gente nos considera loquitos,  pienso que el yoga llega a la gente en cierta edad, el que va a conocer el yoga ya viene para esto. A veces me dicen “empecé a practicar muy tarde”, pero sabemos que uno empieza a practicar cuando tiene que empezar. Eso enseño también. Para la sociedad mexicana obviamente es un impacto positivo, creemos firmemente que  si toda la gente hiciera yoga el mundo fuera otro. Muy distinto a todo lo que vemos.

  1. ¿Con toda la fama que ha venido ganando el yoga últimamente, tu como profesor y  practicante, qué piensas del futuro del yoga en latinoamérica?

R/. Veo que el yoga se ha ido difundiendo y seguirá igual. La verdad ojalá que creciera más. También a veces se ve algunos llamados estudios de yoga llenos, pero las escuelas/estudios de yoga tradicional con poca gente. Eso en ocasiones me preocupa un poco. Que no se pierda el yoga, por ejemplo que el instructor no vaya a  decir: “voy empezar a dar cerveza en mis clases para ver si las lleno”.

IMG-20170426-WA0031[1]
Carlos al fondo, Clase llena (y no ofreció cerveza para lograrlo)
  1. ¿Qué consejo le das tu a las personas que están empezando o que quieran empezar en la práctica, en el camino del yoga?

R/. La verdad el consejo que les doy es no mirar tanto fotos de las redes sociales y ponerse a practicar. A veces la gente se desespera porque no puede hacer una postura. El yoga es un camino muy bonito, muy largo a veces, hay que tomarlo con la mayor seriedad posible. Practicar con disciplina.  Sabemos que yoga es más que la hora u hora y media que uno está sobre el tapete. El yoga es 24 horas, aunque el portal sean las asanas. También recomiendo practicar códigos éticos y de disciplina según la filosofía del yoga; yamas y niyamas.

Carlos enseña en su espacio Hanuman Yoga Shala. Ofrece clases, talleres y cursus de formación. Encuéntralo para compartir yoga en Nogales Sonora u otro lugar:

Facebook: Carlos Yoga Mosqueira

Instagram: @carlosmosqueira

 

 

 

UTTITHA HASTA PADANGUSTHASANA O POSTURA DE EQUILIBRIO TOMANDO EL DEDO GRANDE DEL PIE

En la práctica de las asanas (posturas del Yoga) los equilibrios en pie son sin duda uno de los desafíos más grandes  para los principiantes y los  practicantes veteranos. Su ejecución correcta exige fuerza física y mental, estabilidad, resistencia, respiración calmada y profunda, crear balance entre los dos  hemisferios del cerebro, mantener la atención máxima, enfocar la conciencia, desarrollar determinación,  valor, firmeza y conexión con la tierra. Estos desafíos en sí mismo son grandes virtudes que vamos adquiriendo. A medida que  profundizamos en la práctica descubrimos que nunca hay un límite; porque en realidad asana es “asiento”, “postura firme y estable”, pero la existencia en este mundo es dinámica y por eso hay que implementar bases y establecernos  firmes a cada momento, tener una postura ante la vida, frente a cada reto que nos proporciona el día a día para nosotros crecer. La disciplina del Hatha Yoga no es sólo para que hagamos bien una asana sobre una colchoneta o sobre la arena en la playa. En todo caso pararnos “firmes y equilibradamente”  es una condición ineludible para hacer las cosas bien en este mundo e implica estados más internos que externos. Por eso nuestro Yoga es Yoga Inbound, el Yoga con el que trabajamos desde y hacia el interior.

Para realizar uttitha hasta padanghustasana es necesario comenzar la práctica con una actitud meditativa, de agradecimiento y ofrecer nuestra práctica como una ofrenda a la Voluntad Suprema; al Creador. Después  calentar el cuerpo con saludos al sol/a la luna, así como apertura/extensión de cadera y algunas flexiones hacia delante. La explicación que viene a continuación será amplia con el fin de que sea útil  para principiantes y  practicantes más veteranos. Aclaro que aquí no se expone la variante con  apertura de cadera la cual queda  para otro momento.

DSC_0467

Desde Samasthiti nos disponemos mentalmente para levantar la  pierna derecha con la mirada fija hacia un punto y la respiración profunda. Como la base de la postura es el pie izquierdo entonces debes pisar firme con tu  pie izquierdo, presionando con la base del dedo grande, la base del dedo pequeño y los puntos de apoyo del talón; el tobillo de la pierna izquierda  también debe “contraerse sutilmente hacia el centro” ( si tienes pie plano el reto será mayor pero con paciencia y práctica lo conseguirás). La pierna de apoyo debe mantenerse estable, con la rodilla estirada, cuádricep y pantorrilla activa. Los  glúteos y abdomen bajo medianamente contraídos. Si contraes demasiado crearás estrés y  pérdida de energía innecesaria, pero si no activas la energía múscular con  sutiles y proporcionadas contracciones entonces la postura será débil (En Asana Yoga estas contracciones/presiones se conocen como bandhas, además de una medida de seguridad para evitar lesiones a corto o largo plazo los bandhas constituyen verdaderos cierres energéticos).

Mantener todo el tiempo la mano izquierda en la cintura. Una vez establecidas las bases en un principio bastará con tan sólo levantar la pierna derecha flexionada  y tomar la rodilla con la mano durante una inhalación profunda. Esta es una variación más fácil mientras ganamos confianza , flexibilidad y fuerza. Después podrás tomar el dedo grande del pie con la mano y finalmente levantar la pierna derecha estirada hasta tomar el dedo gordo del pie con el brazo también estirado. En todos los casos lo ideal es hacer que la pierna se acerque hacia la mano y no lo contrario, es una manera más clásica de trabajar que nos ayuda a desarrollar la fuerza y la flexibilidad al tiempo que también es más saludable. Por favor evita al máximo flexionar la cadera antes de tomar  la rodilla o el dedo grande del pie; prohibido forzar la espalda para sostener la pierna levantada, la columna vertebral debe ser protegida todo el tiempo. Puedes permanecer aquí respirando de forma libre, sintiendo que tienes raíces que crecen desde el pie de apoyo hasta el centro de la tierra.

Cuando lo anterior se hace más natural entonces estás preparado para flexionar el tronco hacia delante contrayendo un poco más tu abdomen bajo pero conservando  la espalda recta  y el torax abierto, los hombros activos pero no contraídos y mucho menos caídos; en la postura final el codo derecho se flexionará un poco y la mirada se dirige hacia el dedo grande del pie levantado. Una vez en la postura realiza 5 o más respiraciones profundas y completas pero sin llegar a un punto límite donde tu respiración se altere o donde sientas tu cuerpo inestable. Después deshaces la flexión con una inhalación profunda y finalmente regresas a samasthiti en la exhalación. Ahora repite el proceso para el otro lado exactamente como fue explicado.

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES:

Problemas de tobillo o debilidad del mismo
Lesión  seria de rodilla
Lesiones en la espalda baja

*Una observación importante es que para practicantes experimentados existe la opción de curvar un poco ( y a veces más)  la espalda  en la postura final por la realización de un Mula y Uddiyana bandha muy intensos –en algunas escuelas se conoce como dandayamana janushirasana-; en Yoga Inbound desaconsejamos que se realice esto sin tener la preparación necesaria o sin contar con  la supervisión de un instructor cualificado. Ahimsa o la no violencia también significa no lastimar el cuerpo por intentar algo para lo que no estemos preparados. Además, y como se dijo al principio, el estado de Yoga implica más la
postura  interna que la externa.

Autor: Pablo Maha