VIRABHADRASANA,  GUERRERO  I, II Y III;  ALGUNAS CONNOTACIONES DE SU PRÁCTICA

Un esfuerzo por explicar estas posturas pero en su aspecto interior, más energético, más transformador. Como siempre escribo de acuerdo a lo que he aprendido con mis maestros, lecturas autorizadas y mi experiencia personal. Lo expuesto aquí es una parte, cada asana es un universo.

Antes de empezar exhortación a la diplomacia, cualidad indispensable de los guerreros, y exorcismo de fanatismos: no juzgar ni tratar de imponer a otros nuestra forma de ejecutar estas asanas, que pueden tener algunas ligeras variaciones/diferencias de acuerdo a cada escuela  y Maestro en particular.

El heroismo, el poder, la determinación, la destreza, el valor en la batalla, la generosidad y el liderazgo son las cualidades naturales de trabajo que tienen los Ksatriyas [los guerreros]    Bagavad Gita 18. 43

Tres variantes más comunes conocemos de esta postura, exigencias diferentes en cada una y progresión gradual física, mental e  interior, incluso espiritual si abrimos la mente y el corazón para entenderlo así.

El primer guerrero nos enseña la importancia de pararse firme, mantenernos fuertes, estables y determinados. Esto es fundamental en todos los guerreros, es el órden –las bases son los pies y piernas-.   También enseña la necesidad de ver hacia arriba , agradecer y entender que este conocimiento del Yoga es algo muy elevado que nos ha llegado como un regalo divino. En realidad  el yogi ve la Divinidad en todo. Por eso los brazos elevados hacia el cielo y las manos preferiblemente en pronam mudra, por eso la mirada hacia lo alto. Es conectar lo terrenal con lo sutil, es entender que vivimos en el mundo pero no sólo depende de nosotros. Hay que desarrollar valor unido a la confianza en la Voluntad Suprema.

Guerrero I I Yengar
Virabhadrasana I, Maestro BKS I Yengar. Maravillosa ejecución

El segundo guerrero es un esfuerzo por equilibrar diferentes energías del pasado, el presente y nuestra visión del futuro. Es común escuchar aquello de “vivir en el eterno ahora”, pero es innegable que el ahora depende en gran medida de nuestra herencia familiar, social, cultural y de lo que hasta el presente hemos hecho con todo esto -karma-, además siempre estaremos condicionados por algunos de estos factores;  aquí  se ve representado por la pierna apoyada atrás y por el brazo que también queda atrás, qué tan fuertes son nuestros principios, qué tanto prestamos atención a no lamentarnos de lo que hemos hecho sin por eso ser indolentes e ignorantes de nuestra herencia y tradiciones.

El tronco que representa el presente debe estar lo más alineado posible, en el centro, atento, sin vivir atrás (en el pasado) y sin cargarse hacia adelante viendo hacia el futuro  sin conciencia y consideración.  Esto puede ser una interesante meditación para no descuidar las bases, no ignorar de dónde venimos, y para  no cerrarnos (la cadera, el pecho y los hombros no deben cerrarse en esta postura);  También para evitar el peligro de perder el entusiasmo y la fe en la práctica: si tenemos afán, si queremos correr tanto a nivel físico como mental y no aceptamos el pasado y presente  entonces nos lesionaremos por pretender más de lo que podemos, y además encontraremos que no estamos tan avanzados a nivel interior como pensábamos. No sólo porque el estado de yoga no dependa exclusivamente de la ejecución de asanas, sino porque probablemente no dedicamos tiempo ni esfuerzo a las demás prácticas indispensables de esta disciplina del yoga para conservar el equilibrio y el proceso natural de transformación y evolución personal.

El cuello y la cabeza libres  mirando en proyección al porvenir (a la mano del brazo adelante). La pierna y el brazo de adelante representa el futuro, pisar firme adelante es crear planes viables y a diferentes plazos de tiempo. No ideas vagas. Evitar que colapse la rodilla flexionada y la cadera en ese lado también tiene que ver con esto y con “lo que estamos invirtiendo” con miras al futuro, en términos de tiempo y energía. El brazo de adelante tampoco puede estar demasiado elevado, subvalorarse es el peor de los errores pero la soberbia también,  sobrevalorar las cosas y sobrevalorar nuestras capacidades conduce a dificultades. Hay que ser humildes.

 

Sharath Virabhadrasana 2
Virabhadrasana II, Maestro Sharat Jois, en Ashtanga vinyasa se admite la rodilla flexionada  un poco más adelante. Lo importante es no dejarla colapsar

 

Aspecto técnico: no todo es lo que parece, el trabajo serio en esta asana es indispensable, sirve de llave para otras mucho más complicadas. Si analizamos el guerrero dos vemos que es más exigente que el primero, y que hacerlo correctamente es un desafío inmenso. Basta con percatarse en  términos generales, por ejemplo lo que implica llegar a alinear los dos lados de la cadera adecuadamente;  se requiere años de dsiciplina consciente, o si no una herencia genética  muy generosa  que ya permita libertad en esta área del cuerpo para llegar  hacerlo.  Enfaticemos de nuevo en que aún alineando muy bien las partes físicas, el yoga debe permitirnos llegar al balance  interno, no enfocarnos solamente en lo físico; siempre recordar esto.

Profundizando en el simbolismo de Virabhadrasana, el guerrero tres es la culminación de los dos anteriores, se puede entender como la suma de lo ya mencionado para lanzarse con determinación hacia adelante, en equilibrio natural con el pasado y presente. Hay entendimiento de que se recibe de una fuente superior, hay conocimiento del ser y su función como servidor en vez de explotador. “El yogi es el bienqueriente de todos”.  Se ha realizado una síntesis que permite ser más independiente (el equilibrio es en un sólo pie); aceptamos que este mundo es para luchar por ser mejores cada día, sin importar cuántos días más nos queden, porque lo importante es nunca dejar de aprender y buscar la felicidad interior. Si uno se cae, se levanta como un guerrero. Nuestra base es una pierna, la otra nos  mantiene en equilibrio y nos impulsa generosamente. La energía creadora descansa en el centro de todo para usarla en proyectos beneficiosos y no con fines puramente egoístas. Nuestro corazón, cabeza, brazos y manos son los medios que nos pueden llevar al mejor estado posible, a la realización personal, ellos están al frente. El guerrero tres nos debe conducir a ser más independientes y valientes pero también más confiados en la mano amiga, en el poder del Amor Universal y del Creador.

Dharma Mittra Guerrero III
Maestro Dharma Mittra, “La Roca del Yoga”; Virabhadrasana III

 

Pablo Maha

 

UTTITHA HASTA PADANGUSTHASANA O POSTURA DE EQUILIBRIO TOMANDO EL DEDO GRANDE DEL PIE

En la práctica de las asanas (posturas del Yoga) los equilibrios en pie son sin duda uno de los desafíos más grandes  para los principiantes y los  practicantes veteranos. Su ejecución correcta exige fuerza física y mental, estabilidad, resistencia, respiración calmada y profunda, crear balance entre los dos  hemisferios del cerebro, mantener la atención máxima, enfocar la conciencia, desarrollar determinación,  valor, firmeza y conexión con la tierra. Estos desafíos en sí mismo son grandes virtudes que vamos adquiriendo. A medida que  profundizamos en la práctica descubrimos que nunca hay un límite; porque en realidad asana es “asiento”, “postura firme y estable”, pero la existencia en este mundo es dinámica y por eso hay que implementar bases y establecernos  firmes a cada momento, tener una postura ante la vida, frente a cada reto que nos proporciona el día a día para nosotros crecer. La disciplina del Hatha Yoga no es sólo para que hagamos bien una asana sobre una colchoneta o sobre la arena en la playa. En todo caso pararnos “firmes y equilibradamente”  es una condición ineludible para hacer las cosas bien en este mundo e implica estados más internos que externos. Por eso nuestro Yoga es Yoga Inbound, el Yoga con el que trabajamos desde y hacia el interior.

Para realizar uttitha hasta padanghustasana es necesario comenzar la práctica con una actitud meditativa, de agradecimiento y ofrecer nuestra práctica como una ofrenda a la Voluntad Suprema; al Creador. Después  calentar el cuerpo con saludos al sol/a la luna, así como apertura/extensión de cadera y algunas flexiones hacia delante. La explicación que viene a continuación será amplia con el fin de que sea útil  para principiantes y  practicantes más veteranos. Aclaro que aquí no se expone la variante con  apertura de cadera la cual queda  para otro momento.

DSC_0467

Desde Samasthiti nos disponemos mentalmente para levantar la  pierna derecha con la mirada fija hacia un punto y la respiración profunda. Como la base de la postura es el pie izquierdo entonces debes pisar firme con tu  pie izquierdo, presionando con la base del dedo grande, la base del dedo pequeño y los puntos de apoyo del talón; el tobillo de la pierna izquierda  también debe “contraerse sutilmente hacia el centro” ( si tienes pie plano el reto será mayor pero con paciencia y práctica lo conseguirás). La pierna de apoyo debe mantenerse estable, con la rodilla estirada, cuádricep y pantorrilla activa. Los  glúteos y abdomen bajo medianamente contraídos. Si contraes demasiado crearás estrés y  pérdida de energía innecesaria, pero si no activas la energía múscular con  sutiles y proporcionadas contracciones entonces la postura será débil (En Asana Yoga estas contracciones/presiones se conocen como bandhas, además de una medida de seguridad para evitar lesiones a corto o largo plazo los bandhas constituyen verdaderos cierres energéticos).

Mantener todo el tiempo la mano izquierda en la cintura. Una vez establecidas las bases en un principio bastará con tan sólo levantar la pierna derecha flexionada  y tomar la rodilla con la mano durante una inhalación profunda. Esta es una variación más fácil mientras ganamos confianza , flexibilidad y fuerza. Después podrás tomar el dedo grande del pie con la mano y finalmente levantar la pierna derecha estirada hasta tomar el dedo gordo del pie con el brazo también estirado. En todos los casos lo ideal es hacer que la pierna se acerque hacia la mano y no lo contrario, es una manera más clásica de trabajar que nos ayuda a desarrollar la fuerza y la flexibilidad al tiempo que también es más saludable. Por favor evita al máximo flexionar la cadera antes de tomar  la rodilla o el dedo grande del pie; prohibido forzar la espalda para sostener la pierna levantada, la columna vertebral debe ser protegida todo el tiempo. Puedes permanecer aquí respirando de forma libre, sintiendo que tienes raíces que crecen desde el pie de apoyo hasta el centro de la tierra.

Cuando lo anterior se hace más natural entonces estás preparado para flexionar el tronco hacia delante contrayendo un poco más tu abdomen bajo pero conservando  la espalda recta  y el torax abierto, los hombros activos pero no contraídos y mucho menos caídos; en la postura final el codo derecho se flexionará un poco y la mirada se dirige hacia el dedo grande del pie levantado. Una vez en la postura realiza 5 o más respiraciones profundas y completas pero sin llegar a un punto límite donde tu respiración se altere o donde sientas tu cuerpo inestable. Después deshaces la flexión con una inhalación profunda y finalmente regresas a samasthiti en la exhalación. Ahora repite el proceso para el otro lado exactamente como fue explicado.

CONTRAINDICACIONES Y PRECAUCIONES:

Problemas de tobillo o debilidad del mismo
Lesión  seria de rodilla
Lesiones en la espalda baja

*Una observación importante es que para practicantes experimentados existe la opción de curvar un poco ( y a veces más)  la espalda  en la postura final por la realización de un Mula y Uddiyana bandha muy intensos –en algunas escuelas se conoce como dandayamana janushirasana-; en Yoga Inbound desaconsejamos que se realice esto sin tener la preparación necesaria o sin contar con  la supervisión de un instructor cualificado. Ahimsa o la no violencia también significa no lastimar el cuerpo por intentar algo para lo que no estemos preparados. Además, y como se dijo al principio, el estado de Yoga implica más la
postura  interna que la externa.

Autor: Pablo Maha